Chi Nei Tsang

El abdomen es la encrucijada donde la energía celeste que desciende hacia la tierra se cruza con la energía terrestre ascendente, la cual encuentra ahí, a su vez, el camino hacia el cielo. Los bloqueos en el abdomen afectan a la totalidad del organismo.

El abdomen es la zona donde la mayoría de los órganos vitales pueden ser palpados por medio de un profundo masaje. El Chi Nei Tsang nos ayuda a trabajar con los órganos y las emociones directamente.

Muchos de sus aspectos se resuelven con el uso de los Seis Sonidos Curativos. El Chi Nei Tsang puede ser practicado como automasaje para el mantenimiento personal, o como fuente de beneficio para otros.

 

La evolución personal no es algo que se produzca desde el aislamiento, con toda la atención puesta en uno mismo. Eso sólo produciría una situación de aislamiento extremo y de falta de flujo energético. El I Ching sugiere que adoptemos el punto de vista de la Madre Naturaleza que es el de generar beneficios para todos los seres de la creación.

 

Cuando las prácticas energéticas se focalizan solamente en uno mismo, la Naturaleza provee la energía que precisa solo una persona. Por el contrario, si nuestra perspectiva de práctica es altruista, la energía disponible es suficiente para beneficiar a todos los seres que están a nuestro alrededor. El Chi Nei Tsang representa un paso hacia la apertura de nuestro círculo de influencia y hacia la transformación de uno mismo, en términos del I Ching, convertirnos en "el Ayudante del Cielo".

 

Actuando desde una perspectiva altruista y generando para otros beneficios y ayuda, curiosamente, los primeros en recibir beneficio somos nosotros, por la alegría y bienestar que nos produce y el nivel de autoestima que engendra.

Próximos cursos

Sin eventos